lunes, 25 de abril de 2016

Carrera Mujeres contra el cáncer (Málaga, 24/04/2016)

En este post, evidentemente, tampoco voy a hablar de mis carreras, pero sí de alguien de quien me puedo sentir muy orgulloso! :-)

El año pasado, Claudia participó en esta carrera, también mi madre, y unas amigas de Claudia, fueron todas juntas. La hizo caminando, y con Milo en el carrito (apenas tenía 2 meses y medio, jeje). Tardó poco más de 1 hora y 10 minutos, pero consiguió caminar 5,7 km.

Nada más terminar, se propuso el reto de hacerla este año corriendo. Y dispuesta a cumplirlo, empezó a caminar/trotar uno ó dos días a la semana en octubre (los tramos corriendo eran aproximadamente a 8 ó 9 min/km), y a partir de enero ya me pidió que le pusiera un plan de entrenamientos (de 3 días a la semana) para tratar de correr con garantías de llegar a meta el 24 de abril. No ha podido cumplir con todos los entrenos, era muy complicado compatibilizar con todas las tareas diarias: trabajo, niños, y demás, pero sí que ha sido constante y se ha esforzado para ir mejorando en cada entreno, y ya te digo si ha mejorado!

Como casi todos los domingos del año he estado entrenando con ella, al principio haciendo tiradas de 3 ó 4 kms, y luego ya de 5 kms (cada vez un poquito más rápido), incluso completando un reconocimiento del recorrido de la carrera una calurosa tarde de primavera, pues decidimos que en la carrera también la iba a acompañar. Mientras, Gael y Milo esperarían con la abuela cerca de la línea de meta para animarla!

El reglamento de la carrera no me permitía correr a mí (solamente mujeres), y por tanto al no tener dorsal, no podía tomar la salida, ni entrar en meta. Así que Claudia tomó la salida "solita" (acompañada por otras 4500 mujeres de todas las edades) y yo la esperé fuera del estadio de atletismo.

Al haber tantas participantes, a la salida se formó en seguida un atasco y era complicado avanzar corriendo. Poquito a poco conseguimos ir buscando huecos para progresar, y a partir del primer km y algo ya había sitio para moverse con menos cuidado. Corrió muy muy bien, mejorando el tiempo km a km, con tiempos equivalentes a los que había conseguido en tiradas de 3 km (normalmente en tiradas de 5 km los tiempos eran un poquito más lentos). En el km 5 decidió guardar un poco las fuerzas, pero aún así le salió prácticamente igual que el más rápido hasta ese momento (que había sido el km 4).

Acercándonos a la zona del estadio, me adelanté para localizar exactamente dónde estaban situados los niños, para avisar a Claudia y que pudiera saludarlos antes de entrar en meta. Pero cuando me volví a toda velocidad para buscarla y avisarla, ya no la vi. Nos debimos cruzar sin darnos cuenta.

Luego me contó que se vio con fuerzas y había acelerado más todavía en esos últimos 200 ó 300 metros. Llegó fenomenal a meta, muy contenta! El tiempo neto fue aproximadamente de 41'50". Está fenomenal, considerando además que en los primeros 500 metros casi no se podía avanzar corriendo. En total la media sale aproximadamente a 7:20 min/km, aunque en los 5,4 km que estuvo corriendo a mi lado la media está muy próxima a los 7 min/km (con dos de ellos en 6:52). En la clasificación oficial: puesto 1007 (dentro del mejor 25%, yeah!!!).

Después de la carrera fuimos a celebrarlo. Me alegra haber podido ayudarla con este primer pequeño gran objetivo, que realmente se ha conseguido con su esfuerzo. Y me alegra aún más saber que mi chica va a ser mi compañera de entrenamientos al menos una tarde a la semana! Bien! :-)


viernes, 15 de abril de 2016

XXVI Media Maratón de Málaga (10/04/2016)

Pues más de un mes sin publicar nada en el blog! ¿Qué he estado haciendo? Pues entre otras muchas cosas, preparar, junto a mi amigo LuisMi, esta carrera de la que voy a hablar hoy.

La XXV Media Maratón de Málaga fue la carrera donde debuté el año pasado, con muy pocos entrenamientos, mala preparación, pero con mucha ilusión. Para el 2016, una vez más, me apunté nada más comenzar el año, con ilusiones renovadas y la intención de realizar una buena marca para mis expectativas (por ejemplo, 1h45' me dejaría satisfecho). Busqué un plan adecuado a mis circunstancias, con sólo 8 semanas de específico (más la preparación previa no específica, de la simple rutina de correr habitualmente). Luego descubrí la anemia, y vino el parón del mes de febrero.

Cuando por fin estuve recuperado, en la última semana de febrero, ya sólo quedaban 6 semanas para la carrera, por lo que ya comenzaba un poco tarde el entrenamiento específico. Mi amigo LuisMi se encontraba mucho mejor de sus molestias en la rodilla (que al comienzo de enero le dio la lata) y quería prepararse para debutar en media maratón. Dadas las circunstancias, cambié mi plan inicial por otro que me hacía más ilusión todavía: preparar la carrera con él, y con la intención de que hiciéramos la carrera juntos hasta la meta.

Durante las primeras semanas de entrenamiento (él sí comenzó a tiempo las 8 semanas del específico) fuimos midiendo los ritmos de LuisMi para valorar cuál sería el objetivo (más allá de llegar a meta, ya que algún ritmo de referencia debíamos marcarnos). Conforme avanzaban las semanas, mejor se encontraba LuisMi, y sumamos un factor de motivación ya que un "primo" suyo (Antonio) también decidió apuntarse a la carrera, y realizó algunos entrenos con él en Cádiz.

Alguna de las semanas de entrenamiento fueron espectaculares. Por ejemplo la de antes de semana santa: realizamos un entreno de 12 kms a ritmo vivo con cuestas; una sesión de series 8x1000 con una media de 4:26 min/km; y para terminar, media maratón comenzando muy suave y aumentando el ritmo hacia el final (completamos los 21 kms en 1h54', mejor que mi marca en la carrera 1 año antes). Esa semana nos dio mucha confianza. Intuiamos que podíamos ir los dos a por 1h45', pero como él estaba debutando preferíamos ser más conservadores, empezar algo más suave en la carrera e ir viendo las sensaciones.

Llegó la última semana (en la que aparecen todos los problemas, jejeje). Yo tuve molestias algo dolorosas en la rodilla izquierda en el entreno del domingo antes y decidí reposar hasta el jueves (por suerte, en el entreno de 10 kms que hicimos el jueves no me dolió); y tuve que tratar una pequeña ampolla que se me abrió un par de días antes (también por fortuna no me molestó en la carrera). Por su parte, LuisMi por trabajo había cruzado el Atlántico 6 veces durante el mes de marzo, y el jueves/viernes pilló un resfriado bastante fuerte. El primo, Antonio, también tuvo un leñazo en el cuádriceps una semana antes de la carrera y estuvo guardando reposo. What else? :-)

El sábado fuimos los tres a recoger el dorsal, y ya nos fuimos embriagando del ambiente de carrera, y empezando a sentir ese cosquilleo de las grandes ocasiones. LuisMi aunque tocado, se sentía un poco mejor del resfriado, y comentó que sí, que quería ir a por la marca de 1h45'. Decidimos que lo intentaríamos, pero que según fueran las sensaciones regularíamos el ritmo; lo importante era disfrutar de la carrera y olvidarse un poco de los tiempos de paso.


Y llegó el gran día!!! Una mañana primaveral que se presentaba calurosa. Debía hacer unos 18º a las 9:30 (en el momento de la salida). Nos reunimos con el resto (Luis, Bart, Jessy), saludamos a otros compañeros con los que nos encontramos, calentamos un poco, y fuimos hacia los cajones de salida. Antonio, Jessy, LuisMi y yo nos situamos en el de 1h45'.

La salida, como de costumbre, fue agobiante. 7500 personase corriendo por una avenida amplia pero no demasiado, unos más despacio, otros con más prisa. Tratamos de avanzar hacia una zona más despejada buscando huecos entre la marea de corredore/as. El primer km salió en 5:28, el segundo mucho más rápido de la cuenta. Al llegar al tercer km (en la rotonda de Sacaba) ya conseguimos disfrutar de espacio suficiente para correr tranquilos. LuisMi me dijo que iba suelto y se sentía muy bien, así que establecimos desde el km 3 un ritmo constante de 4:58 (suponiendo objetivo de 1h45'). Mantuvimos ese ritmo exacto durante 3 kms, y el siguiente (el 6º) salió un pelín más lento, no mucho, probablemente por la distracción del avituallamiento del km 5. Desde ese momento (al pasar el avituallamiento), ya no veía tan suelto a LuisMi, y me lo confirmó al pasar el km 7, me dijo que iba un poco forzado, así que subimos el ritmo a 5:10 en el siguiente. Ya en el Paseo de los Curas, la cosa fue a peor, empezó a comentarme que le ardían las plantas de los pies, y que no podía tirar. Volvimos a bajar el ritmo hasta 5:40, y ya me despreocupé del reloj y de cualquier tipo de objetivo.

Tenía que sacar a LuisMi de su pensamiento, centrado en la sensación de calor en los pies, intentar distraerlo, poner su cabeza en otra cosa. Y así atravesamos toda la zona el centro histórico. Llegados a calle Hilera (km 14) el ritmo creo que había ido ya hasta los 6 min/km, una carrera muy suave, pero las sensaciones de LuisMi iban a peor. Jessy había avanzado más rápido hacia su objetivo en calle Carretería, y Antonio seguía con nosotros, pero se estaba enfriando. Yo me dedicaba a acercarle el agua a LuisMi en los avituallamientos, y a trotar a su lado sin dejar de hablarle. En el siguiente km Antonio voló hacia delante, porque no podía hacer mucho más por LuisMi, y él se estaba enfriando e iba a ser peor seguir trotando justo delante nuestra. En esa zona (Cruz de Humilladero), ya empezaba a haber corredores sufriendo un poco. Hacía mucha calor, y se notaban los kilómetros. Me distraje un poco observando a mi alrededor, todos luchaban, cada uno a su manera, para lograr el objetivo, buscaban fuerzas, ánimos, y continuaban superándose a sí mismos. Ya hacía dos avituallamientos que prácticamente no bebía; le daba una botella a LuisMi, y otra la dejaba preparada por si acaso, o le daba un pequeño sorbo, o se la daba a alguien que la necesitase más. Se me ha quedado grabada la mirada de agradecimiento de las personas cuando las ayudas aunque sea con un pequeño gesto como ese, o con unas palabras de ánimo.

Al llegar al km 17, en la Avenida Juan XXIII, LuisMi ya parecía un zombie. Nos adelantaron varios amigos que habían salido mucho más atrás, y se interesaron por él. Se lo agradecí y les pedí que siguieran adelante, que yo estaría pendiente de él. Unos metros más adelante me dijo que estaba mareado, así que automáticamente paramos. Le pedí agua a un voluntario en bicicleta, que empezó a llamar a la atención médica. LuisMi le pidió que no vinieran los médicos, que quería continuar. Se echó agua en los pies, que le ardían, se refrescó, descansó unos minutos, y cuando se le pasó el mareo se levantó dispuesto a continuar. Avanzamos poco a poco, más tiempo caminando que trotando, pero dispuestos a llegar hasta el final. En el paseo marítimo me fui adelantando y retrocediendo para acercarle agua y bebida isotónica. En el último avituallamiento, el del km 19, cogimos un par de botellines de agua, y él se tomó 3 vasos de isotónica.

Eso lo reactivó un poco, y nos pusimos a trotar, para no parar ya hasta la meta. Incluso el trote en el último km era más o menos fluido (6:36). Cruzamos la línea de meta cuando el crono marcaba 2:15:48 (tiempo oficial), 2:13:16 (tiempo real). En las peores circunstancias que podíamos haber imaginado antes de empezar la carrera, habíamos logrado el objetivo principal: cruzar juntos la línea de meta!

Esto es deporte, esto es amistad.
Encontramos a Antonio al pasar a la zona de avituallamiento, que nos estaba esperando tras haber hecho los últimos 5 kms a toda pastilla. Reunimos agua, isotónica, fruta, todo lo que pillamos para que LuisMi se recuperase. Una vez que comió, bebió, y se quitó las zapatillas, ya tenía mejor cara. Con los días, analizaremos qué ha podido pasar (sin duda, se han juntado varias cosas) y le pondremos remedio a cada una, mejorando algunas "cositas" para contar con más garantías en carrera. Sólo le quedaba la herida del orgullo, que se cerrará del todo la próxima vez que nos enfrentemos a una media maratón. Fuimos encontrando al resto de compañeros, que unos con mejor resultado y otros más justitos, pero todos habíamos conseguido cruzar la meta. Enhorabuena Campeones!!!

Bart, LuisMi, Antonio, y yo.
He aprendido mucho en esta carrera. Sobre la capacidad de lucha de las personas, sobre el sentimiento generoso de la deportividad, el compartir aventuras con otras personas, compañeros o desconocidos; he aprendido que en una carrera quizás lo que menos importe sea el resultado de la carrera en sí, lo importante está en la vivencia; que carreras hay muchas, y amigos no tantos, y como dice la canción, si me dan a elegir, me quedo contigo amigo.

Aparecemos justo al final del vídeo, por el lado izquierdo de la imagen.


Mañana sábado, me vuelvo a enfrentar a la distancia de media maratón, esta vez en solitario, temprano, por el paseo marítimo... necesito alguna referencia antes de bajar el ritmo de entrenamientos de cara al verano.